Un Obrero Aprobado

En su canción ‘Eleanor Rigby’ los Beatles cantaban acerca de un predicador:’Padre McEnzie, escribiendo las palabras de un sermón que nadie oirá’
2Timoteo 2:15 ‘Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad’.
Si alguna vez necesitara un médico, y tuviera dos opciones para elegir: en la primera, usted entra a un consultorio y lo único que ve es el diploma que certifica que esa persona es un médico, en la segunda opción, la entrar, descubre que la pared detrás de su escritorio, además de su diploma de médico, cuenta con un gran numero de certificados y diplomas que muestran que ese hombre esta en constante superación. ¿A quién le confiaría su salud y bienestar físico? La respuesta es por demás obvia.
Un buen maestro es un motivador, una persona que impulsa a sus alumnos, o seguidores a superarse, a ir por más en la vida.
Pablo, dirige esta exhortación a un joven pastor, Timoteo, a quien dejó a cargo de la Iglesia en Éfeso con la difícil tarea de corregir deficiencias, como así establecer obreros fieles y dignos a su llamado.
En medio de estas exhortaciones, el foco cambia y el anciano Apóstol, a poco tiempo de sufrir el martirio se dirige a su hijo en modo personal: ‘Procura con diligencia’ es la palabra clave. ‘Esfuérzate, trabaja esmeradamente, disciplínate, deja la mediocridad’
La pregunta que surge inmediatamente es: ‘En que debe esforzarse?’ En la Palabra de Verdad, la Biblia.
¿Por qué? ¿Acaso Timoteo, no estuvo muchos años con el escritor de 13 de las epístolas del Nuevo Testamento, aprendiendo? ¿Acaso no habitaba en este joven pastor una fe sincera, no fingida? 2Timoteo 1:5 ‘Trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro de que en ti también’
¿Acaso no fue criado en una atmosfera de Biblia? 2Timpteo 3:15 ‘Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús’
Si este joven hombre tenía tantos buenos antecedentes de fidelidad, credibilidad, y el voto de confianza del semejante hombre de Dios, ¿que podría ir mal, de que dudaba el apóstol?
Mi deseo es a través de este blog compartir algunas observaciones acerca de UN OBRERO APROBADO:
1 . Pablo no habla a creyentes, sino a obreros, lideres, pastores, obispos, etc., haciendo de esta manera una clara distinción. Esto es para aquellos que se llaman ministros. Un pez de color en una pecera no crecerá nunca más grande de la pecera que lo contiene. Limita su crecimiento a su entorno. Muchos líderes están en ‘peceras’, moldes preconcebidos, estructuras y falsas creencias que les impiden crecer y desarrollar toda su potencialidad. Cuando hablamos de estudio de la Palabra, muchos lideres responden con el texto de 2 Corintios 3:6 ‘…la letra mata, más el espíritu vivifica’, probando que es verdad el dicho: ‘La letra mata la ignorancia’, (ese texto no se refiere a estudio).
2. Requiere disciplina y tiempo. Desarrollar disciplina requiere tiempo. En el campo secular cuantos profesionales trabajaron y estudiaron simultáneamente para alcanzar su meta. Cuando era joven conocí una familia, muy adinerada, y la esposa me contaba que cuando se casaron no tenían nada, pero el hombre se preocupaba por estudiar al regresar de su jornada de trabajo, mientras ella jugaba y entretenía su pequeño hijo. Fue disciplinado, y el éxito coronó su esfuerzo. Cuando los conocí vivían en una zona exclusiva de una gran ciudad.
3. Es preparación. Hay una gran diferencia entre sermón y mensaje. El sermón, aunque muy inspirador, proviene del intelecto; el mensaje proviene de Dios, y su efectividad aumenta con un buen estudio y preparación de este. Una característica de muchos ministerios y pastores que es digna de tener en cuenta es que la gran mayoría de los sermones que se predican, especialmente en iglesias carismáticas/pentecostales, es que están basados en historias del Antiguo Testamento, lo cual es fácil de desarrollar, ya que basta con seguir la historia. No requiere gran preparación, en cambio un mensaje basado en el Nuevo Testamento, más específicamente las Epístolas requiere estudio, dedicación y un conocimiento de lo que se llama CRISTOLOGIA, una ‘ciencia’ casi olvidada bajo los mensajes de prosperidad y otros…y otras ‘hierbas’. Los mensajes acerca de vidas del AT son inspiradores, de ejemplo, pero los del NT edifican la fe y fortalecen la relación con Cristo.
4. Diferencia entre plan y visión de Dios. Cuando el Pastor Cho de Corea del Sur, la Iglesia mas grande del mundo (alrededor de 1,000,000 de miembros) habla acerca del crecimiento y método usado para ellos, dice lo siguiente: ‘Muchos viene a aprender la estrategia, la Iglesia Celular’. El dice: ‘Dios me dio esta visión en respuesta a mi oración por la ciudad y nación’. La clave es la oración, no el método. Sin embargo, muchos viajan de diferentes partes del mundo par aprender ‘este método’ y así crecer, regresan con un plan, no una visión.
5. Polinización. Este es un concepto del que muchos conocen, pero vale la pena desarrollarlo un poco más. Una planta frutal necesita del aporte de otras plantas de su especie para su polinización y fructificación posterior. A veces, para fortalecerla y que su fruto sea mejor, se traen plantas de otras regiones, que aportan el polen necesario, introduciendo cambios que benefician el fruto. El líder debe exponerse a otros ministerios, ser nutrido y aun ministrado. Hay en el mundo grandes y poderosos ríos. Las nacientes del poderoso Mississippi son torrentes que provienen del Lago Itasca en Minnesota. Al atravesar la ciudad de Minneapolis es un torrente que se va expandiendo con el aporte del agua de 31 estados de USA. Todos estos aportes lo convierten en una corriente impetuosa, un ancho y navegable rio que trae prosperidad y vida a muchas ciudades, regando grandes extensiones de tierras cultivadas hasta su desembocadura en el Golfo de México. Similarmente, ministerios no expuestos tienden a ser tempestuosos, estrechos, no ‘navegables’. Tienen potencial, pero cierran sus exclusas al aporte de otros ministerios. Cuando vea un gran rio, recuerde, creció porque permitió que otros ríos le aporten. Es parte de la inversión. Así como médicos y otros profesionales invierten dinero y tiempo en viajar para adquirir nuevos conocimientos, y enriquecerse, un ministro no debe aislarse, sino salir y exponerse, venciendo sus inseguridades, aun su orgullo y permitir que el Espiritu Santo, a través de diferentes ministerios, le impartan y bendigan.
6. Oración. Ningún ministerio es mas grande que su vida de oración. Esto es un axioma. La oración hace que el mensaje penetre, se afilado y vaya al punto. 2 Reyes 6:5-7 ‘Y aconteció que mientras uno derribaba un árbol, se le cayó el hacha en el agua; y gritó diciendo: ¡Ah, señor mío, era prestada! El varón de Dios preguntó: ¿Dónde cayó? Y él le mostró el lugar. Entonces cortó él un palo, y lo echó allí; e hizo flotar el hierro. Y dijo: Tómalo. Y él extendió la mano, y lo tomó’. La unción de Dios, que proviene de la oración es el hierro del hacha. Cuando no hay oración, el leñador solo ‘da palos’. El profeta le pidió al hombre que le lleve y recuerde donde se le había caído. Eso se llama arrepentimiento. Cuando hay arrepentimiento con oración, vuelve la unción. Tiempo atrás, se hizo en USA una encuesta entre miles de pastores de diferentes organizaciones, y se les preguntaba cuanto tiempo pasaban al día en oración. El promedio general fue 15 minutos diarios. Seria interesante hacer esa misma encuesta en diferentes partes del mundo. Si ese es el tiempo promedio que un líder pasa en oración diaria, no es de extrañar el estado escuálido de sus vidas y congregaciones.
7. Una profecía en particular de la época del Avivamiento de la Calle Azusa (LA), se refería a la Iglesia de los últimos días, donde la describía como una Iglesia caracterizada por el énfasis en la alabanza, pero sin oración. La oración trae el Aceite del Espíritu Santo. Cuando falta, los roces no se suavizan por el ‘aceite’, lo que provoca divisiones, ofensas, traiciones, como así también enfriamiento, (Mateo 24:3-14)
En síntesis. En su libro ‘La ética Protestante del Trabajo’, Max Weber, escribe acerca de la clave en la prosperidad de los países protestantes. Ellos, demuestra en su libro, que, así como Dios llama a personas al ministerio y estos deben hacerlo con excelencia, Dios llama a personas a ser ingenieros, constructores, oficinistas, etc. Es su llamado, y estos deben hacerlo con la misma excelencia y capacidad. La prueba es la prosperidad. Me pregunto, si muchos líderes durarían en un trabajo secular con la indolencia que demuestran.
¡Para pensar!