SUJECION O SUMISION?

SUJECION O SUMISION?
Sumisión: rendir el control a otro
En el idioma Griego existen seis (6) palabras para dar a entender el concepto de sumisión. Ellas son: hupotasso, hupakouo, hupeiko, peitho, peitharcheo y dogmatizo.
La palabra más comúnmente usada es ‘Hupotasso’, termino militar que significa rendición en el campo de batalla. Dependiendo del contexto donde se usa, puede implicar:
1. Organizar bajo las ordenes o consejo de
2. Ceder ante el consejo u exhortación
3. obedecer
submission
Esta palabra ‘hupotasso’ no se usa para describir obediencia involuntaria a órdenes humanas o control en el Nuevo Testamento. Las palabras neo testamentarias que mejor se adaptan son: ‘hupakouo y peitharcheo’. Ninguna de estas palabras se usa en referencia al liderato de la Iglesia.
‘Hupotasso’, al referirse a los miembros de la Iglesia interactuando unos con otros significa: ‘la voluntaria actitud de ceder, cooperación, asumir responsabilidades, y llevar una carga’. Pablo instruye a la Iglesia de Efesios a someterse unos a otros en el temor del Señor. Es claro que el significado implícito en este pasaje es: organizarse bajo las ordenes o consejo de… o, ceder ante el consejo de…. No le está diciendo a la gente que se entreguen a la obediencia del uno al otro. Asimismo, en 1 Corintios 16:16 cuando pablo exhorta a los corintios a someterse ‘a todo aquel que coopera en la obra’, es claro que no hay sentido de jerarquías
Los hermanos y miembros de la Iglesia somos llamados a sujetarnos no someternos.
Sujeción implica un reconocimiento de autoridad, sabiduría, y legalidad de los requerimientos (tanto bíblicos, como de acuerdo a las leyes de la nación en que el cristiano vive)
Sumisión, por el contrario es la obediencia a todo lo que emana de la autoridad sin tener en cuenta si está de acuerdo a principios bíblicos, morales o civiles. Se requiere la obediencia solo porque el líder lo dice. Esto claramente NO es bíblico ni requerido.
Podemos, someternos a Dios ya que en El no existe contradicción moral, ni violación de sus propios principios
A continuación presento un mensaje acerca de la verdadera sumisión

Arrepentirme? – De que? – El verdadero arrepentimiento y el falso – Charles G. Finney

Que significa arrepentimiento?

En griego, idioma original del N.T. es ‘metanoeo’, que significa, cambiar de forma de pensarel-verdadero-arrepentimiento-L-PRtURX

En hebreo bíblico, arrepentimiento está representado por dos palabras ‘shuv’, retornable, y ‘nich am’, sentir dolor.

Todos estos significados engloban la idea de ceder. Si quiere ser salvo, tienes que ceder ante las demandas de Dios.

El arrepentimiento es la elección individual para poder recibir ayuda de Dios. En el contexto cristiano-evangélico se refiere también a la confesión de pecados, o dejando de pecar contra Dios, o la resolución de vivir bajo la Ley de Dios (Evangelio, Ley de Cristo, es decir principios de vida que tienen fuerza de Ley).

El arrepentimiento incluye, declaración de culpabilidad, promesa de no repetir la acción, restitución del daño hecho a otros.

En términos bíblicos, el arrepentimiento significa cambiar de opinión respecto al pecado, nos separa de Dios, y Jescuristo, que nos une a Dios.

Arrepentirse, literalmente significa tener un cambio en la forma de pensar respecto al pecado y hacia Jesucristo, a través del cual recibimos el perdón y la aceptación como hijos de Dios.

La Biblia enseña claramente que el arrepentimiento es un mandamiento de Dios a todos los hombres, (Hechos 17:30), ‘Dios manda que todos los hombres, en todo lugar, que se arrepientan’, y el que NO se arrepiente, muere en sus pecados y es condenado, (Lucas 13:3,5) ‘Les digo (Jesús), que si no se arrepienten, TODOS, perecerán igualmente’

Cada persona es responsable por su propia salvación.

El siguiente mensaje fue predicado por el famoso evangelista Charles G. Finney:

EL ARREPENTIMIENTO VERDADERO Y EL FALSO

Pecadores en las manos de un Dios airado – Mensaje de Avivamiento – Jonathan Edwards

Este mensaje fue predicado por Jonathan Edwards el 8 de Julio de 1741 a su Congregación en Northampton, Massachusetts, (USA), durante lo que se llamó ‘The Great Awakening’ o ‘El Gran Despertamiento’ que fue la base para la Independencia de ese país.
Se ve con claridad que para esos predicadores, el infierno es un lugar real, con gente real, que vivieron sus vidas sirviendo a un diablo real y despreciando un Dios real.

content/uploads/2015/08/Edwards-4.png” alt=”Edwards 4″ width=”257″ height=”196″ class=”alignright size-full wp-image-206″ />

La verdad subyacente en esta prédica es: ‘Dios le dio al hombre una Camino para rectificar sus malas obras’.
Edwards dice que es la voluntad e Cristo la que detiene en estos momentos que los pecadores vayan directamente al infierno, dándoles oportunidad para salvación.
Es mi deseo y oración que Dios use este mensaje para su edificación, santidad y sentido de responsabilidad hacia otros.
Sus puntos salientes son:
1. Dios puede arrojar al pecador al infierno en cualquier momento.
2. El impío merece la condenación. La justicia Divina no impide a Dios destruir al impío en cualquier momento.
3. El impío, en estos momentos sufre bajo condenación.
4. El impío sufre los tormentos del infierno aunque no los sienta, porque no están físicamente en el infierno.
5. En cualquier momento, Dios puede permitir que Satanás tome control de esa vida impenitente y la destruya en el infierno.
6. A no ser por la Mano de Dios, esos fuegos del infierno que hay en el corazón impenitente, se encenderían en fuego real.
7. Solo porque no ve la muerte directamente delante de él, el impío No debe pensar que está seguro en la tierra.
8. No piense el hombre que porque otros cuidan de él o lo hace por sí mismo que está protegido de la ira de Dios.
9. Todo lo que una persona haga para salvarse, sirven de nada, si continua rechazando a Cristo.
10. Dios no prometió a nadie salvar del infierno, sino a través de Cristo y Su expiación.

Para leer el mensaje completo: http://www.palabradeesperanza.net/wp-content/uploads/2015/08/Pecadores-en-las-manos-de-un-Dios-airado-Jonathan-Edwards.pdf